El injerto capilar sin rapar se realiza mediante la técnica FUE y el procedimiento requiere de mayor precisión y dedicación por parte del equipo médico debido a que la visibilidad en el campo de trabajo disminuye por el cabello largo que se encuentra dentro de la zona a implantar 

Actualmente se realiza a mayormente en casos de mujeres afectadas por la alopecia, pero es aplicable a todo tipo de pacientes.